El Sucesor


Durante muchos años los argentinos, ante cada precoz aparición futbolística nos dedicamos a bautizar al flamante crack como “el sucesor de Diego”. Y con ese título en sus espaldas el nuevo joven maravilla debía responder en las canchas y también en sus declaraciones a los medios de prensa, si sentía que podría transformarse en el nuevo Maradona, si sería capaz de ganar un mundial, si soñaba con ser como Diego… Todas preguntas de respuestas tan obvias como estériles.
Así fue que pasaron por esta lista de sucesores sin trono el Bichi Borghi, Ortega, Verón, Riquelme, Aimar, D’Alessandro, Saviola, Tevez, Agüero y ahora Messi. Todos jugadores de una clase y calidad indiscutibles, sobre quienes nos hemos dedicado a cargar sus mochilas con el deseo (más nacional que otra cosa) que sean los elegidos para continuar el mandato divino del 10. Misión nada sencilla, no es cierto?
Luego, como era de esperar, ante el “fracaso” de la misión que nosotros los hinchas les habíamos asignado, los condenábamos por farsantes. Por habernos hecho creer que se parecían a Maradona. Justo al Diego que como el Diego no hubo ni habrá ninguno igual…!!!
Esta semana Horacio Pagani escribió en el diario Olé que por fin la Argentina encontró al sucesor de Maradona. La explicación de este concepto me pareció muy interesante, ya que el sucesor no es uno. Según el periodista, hemos encontrado al sucesor en dos grandísimos jugadores con un presente indiscutido como lo son Messi y Riquelme.
No quedan dudas que la Pulga Messi tiene la gambeta, la velocidad y la zurda de Diego. Dejando atras rivales que ni siquiera lo pueden llegar a tocar con la mano, intentando hacer hasta lo que parece imposible y queriendo jugar al futbol siempre. Román Riquelme tiene de Maradona la pegada precisa en pelota parada, la lectura del partido, el pase-gol más exquisito de estos tiempos. Maradona tenía todo eso, es cierto. Y por eso fue lo que fue (o es lo que es). Pero creo que también se puede agregar que Diego tenía la ganas y el carisma de Carlitos Tevez, la picardía de Aimar y el gol de Saviola.
Mientras que durante tanto tiempo hemos buscado incansables a El Sucesor en un solo jugador, casi sin quererlo el Coco Basile encontró a Maradona en un equipo. Precisamente de eso se trata el futbol, de un juego en equipo. Maradona todavía es un misterio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: