Lo que dejó el Apertura 2007

apertura-2007.jpg

Torneo loco, irregular, mediocre, pobre. O parejo, competitivo, emocionante, insospechado. ¿Quién hubiera dicho antes del inicio que Lanús, Tigre, Banfield y Argentinos Juniors ocuparían cuatro de las primeras cinco colocaciones al término de las 19 fechas? El Apertura 2007 tuvo de todo. Cambio de líderes en la primera ubicación, una buena cantidad de despidos y renuncias de entrenadores, tristes actuaciones de los equipos grandes y gratas sorpresas de los equipos chicos.

Seguro que sonará injusto para los jugadores e hinchas de Lanús y Tigre que tras sus heroicas campañas se hable del ya finalizado campeonato como el más irregular de los últimos años. Pese a reconocer sus méritos los números, a los cuales recurrimos cuando pretendemos ser objetivos en parte, así lo señalan.

Los 38 puntos alcanzados por el flamante campeón argentino, sobre 19 fechas no parecen ser demasiado si miramos la tabla de posiciones de los torneos de España, Italia e Inglaterra. Los líderes de los respectivos torneos suman 35, 37 y 37 puntos, tras haber disputado 15 jornadas en la Liga Española y el Calcio Italiano, y 16 partidos en la Premier League. Muy poca diferencia, habiendo todavía si consideramos las 9 o 12 unidades en juego restantes para igualar la muestra.

La performance de los 5 grandes del fútbol argentino ha sido un verdadero fiasco. Ni siquiera Independiente y Boca, quienes supieron encabezar el torneo dejaron la sensación de ser un equipo imbatible en algún momento. El Rojo de Avellaneda que hasta la fecha 14 se mantuvo al tope, no logró sumar de a tres puntos en ninguna de las últimas 7 fechas. Boca por su parte, con chances de campeonar hasta la penúltima, sólo sumó un punto de los útimos 9.

San Lorenzo, el anterior campeón, tampoco estuvo a la altura de las circunstancias. Con partidos con levantadas que invitaban a ilusionarse y otros demasiado chatos. Sin embargo, queda una base de jugadores a la orden de un técnico ganador para afrontar con esperanzas la Libertadores 2008. Racing Club termina otro nuevo año con más penas que glorias, a la espera de un nuevo entrenador y con una hinchada que pide la cabeza de su gerenciador.

El caso más fuerte de los grandes es River. Tal vez, por ser River pero también por la calidad y cantidad de jugadores que integraron el plantel. Era mucho lo que se esperaba, y ni siquiera al final ya sin presiones pudo sumar puntos o encontrar el nivel de juego esperado. Con diez goles en contra y sólo uno a favor en los últimos cuatro encuentros, se despidió del 2007 en la ubicación número 14.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: