El “top ten” de los DT del fútbol argentino

Tal vez ante la ausencia de figuras convocantes en el campo de juego en el medio local, el 2007 tuvo mayor repercusión mediatica en los entrenadores de fútbol como pocas veces sucedió en años anteriores. Los hubo quienes desde el silencio y el bajo perfil generaron admiración y respeto, pero también quienes desde la adicción a la exposición pública y el grabador o micrófono a tiro de la propia lengua formaron parte del show y se convirtieron en protagonistas del año.

[rockyou id=95131589&w=426&h=320]

De mayor a menor.

Ramón Díaz, el único riojano famoso que sigue en pie por estos tiempos, regresó a la actividad a comienzo de la temporada. Luego de una temporada veraniega con partidos amistosos que presagiaban poca vida al frente del Ciclón, arrasó el torneo Clausura liderando de punta a punta y logrando convertirse en nuevo ídolo de la hinchada de Boedo. Cambió de manera favorable la antigua fama de técnico sin ideas, de equipos que se dirigen solos. Además, supo jugar con la prensa a “mirame y no me toques” logrando respeto pero a la vez un diálogo picante. El uso de su chomba cabulera y el desaire a Aguilar fueron dos perlas imposibles de ignorar para la prensa deportiva.

El “otro” Ramón, Cabrero, el de Lanús campeón, consiguió su acceso en el salón de la fama de los DT gracias a su exelente trabajo en el club del Sur. No necesitó de las cámaras de televisión para mandar mensajes a los rivales ni a los árbitros de turno. Tampoco necesitó de jugadores de renombre ni jerarquía dentro de la cancha para hacer valer derechos y garantías que los equipos grandes suelen utilizar. El mismo concepto le cabe a Diego Cagna al mando de Tigre. Ayudó al ascenso del equipo en un complicado reducido del Nacional B, cuando menos se sospechaba. Y en su primera experiencia en la Primera División llegó con chances de ser campeón hasta la última fecha, alcanzando un meritorio segundo puesto.

Simeone empezó el año como “el” técnico de mayor proyección a partir del gran torneo obtenido a fines de 2006 con Estudiantes de La Plata. Sin alguno de sus jugadores claves, pero con la misma base, el Cholo no logró mantener el nivel exhibido en la anterior temporada. De todas formas, se trata de un técnico serio, trabajador y ganador. En la última jugada del año decidió abandonar la institución platense (y el contrato), para asumir la dificil tarea de cambiarle la imagen a River (y su presidente Aguilar). Otro capítulo merece la acusación de su ex dirigido Pablo Álvarez.

El técnico de Boca, Miguel Angel Russo, suele atender a la prensa con una sonrisa. O, ante situaciones adversas, con cara de circunstancias. Presenta una imagen políticamente correcta. Tuvo la mala fortuna de haber ganado la Copa Libertadores de América, con Juan Román Riquelme entre sus dirigidos, pues a causa de ello su conducción parece haber sido casi desapercibida. No haber logrado la Copa Sudamericana ni el Apertura en el segundo semestre, hace peligrar su continuidad en caso de no regresar de Japón con el Trofeo del Mundial de Clubes en sus manos.

El entrenador más apasionado por las camaras de televisión, a pesar de su gorda figura, es Ricardo Caruso Lombardi. Arribado a la Primera División gracias a la recomendación de Diego Armando Maradona, nada menos. Así, su campaña en Argentinos Juniors fue bastante satisfactoria, lo que dio lugar a sus participaciones humorísticas en las que se creó su propio personaje del que luego nunca quiso salir. Entre las “Caruseadas” más famosas, están las declaraciones en las que hizo propios los méritos de las brillantes campañas que exhibían sus ex equipos, Tigre y Argentinos Jrs.

Osvaldo Ardiles llegó a Huracán para suceder al Turco Mohamed. Había dejado una buena imagen en su anterior paso por Racing Club, y la amistad con el presidente del club quemero lo trajo de regreso al país. Siempre en línea con el bajo perfil, hizo su primer llamado de atención cuando retiró con su mano el micrófono de un notero a la vez que le reclamaba “no preguntar boludeces”. Su pelea con Babington por los sueldos, en el momento de mayor reconocimiento por la hichada del Globo, lo llevaron a renunciar con menos de diez partidos en el haber.

Tal vez el más codiciado por los periodistas a la hora de abrir la boca es Ricardo La Volpe. Hombre testarudo y de muy pocas pulgas. Empecinado hasta el cansancio en su propuesta y su estilo de juego, pero dispuesto al debate futbolero tal como debe ser. La ausencia de un filtro entre su cerebro y su lengua le ha costado muy caro y ha debido renunciar en Boca Juniors, primero y en Velez Sarfield, mas tarde. Dos clubes con modelos opuestos en absoluto, y en los cuales no supo (o no le alcanzo el tiempo) imponer su sistema con los resultados esperados.

El Coco Basile al frente de la Selección Nacional alternará hasta mediados de 2010 entre amores y odios en forma permanente. La participación en la Copa América lo trasladó durante buena parte de la competición a la vereda de los afectos positivos hasta que al llegar al último escalón lo arrojaron de regreso con total desprecio. Por ahora la senda de las Eliminatorias lo va reconciliando poco a poco, pero su desafortunada declaración ante las cámara para reprochar un cometario de un periodista, lo mantiene un tanto distante.

Por último, Daniel Passarella. Seguro que fue su peor año en su vida profesional. Al frente del club en el que integra la selecta galería de ídolos, debió abandonar (o huir de) su cargo tras un aluvión de insultos de los propios hinchas. La temprana eliminación de la Copa Libertadores, ante rivales como Caracas, Liga de Quito y Colo Colo, la caída en semifinales con Arsenal de Sarandí, más las ubicaciones 4 y 14 en los torneos clausura y apertura respectivamente no siriveron de atenueantes para buscar revancha en 2008. La carta leída en conferencia de prensa a mitad de año, solicitando paciencia a modo de ultimatum sin dudas, quedará en el archivo.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Una respuesta to “El “top ten” de los DT del fútbol argentino”

  1. entretanto Says:

    Si bien hay todavía un buen número de entrenadores de larga experiencia, también fueron protagonistas algunos que recién se calzaron el buzo y ya han tenido buenos resultados.

    Creo que, por su campaña al frente de Arsenal, también Gustavo Alfaro merecería un lugar entre los mencionados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: