El cuarteto cordobés

Esta semana terminé de leer “El Interior” de Martín Caparrós. Me pareció un trabajo muy interesante, donde el autor emprende un viaje por el interior de la Argentina con la idea de encontrar respuestas a la identidad del argentino. Misión que no acaba por resolver, dada las dificultades que se presentan al advertir las claras diferencias entre los porteños, rosarinos, correntinos, jujeños o catamarqueños, y a la vez las de cada uno de los coprovincianos entre sí mismos.

El punto es que hacia el final del viaje es Córdoba el último destino, y al pasar por la capital de La Docta hace mención al retraso sufrido por la ciudad a manos de Rosario. Ambas han disputado a lo largo de la historia la segunda posición en lo que sería “el ranking de las ciudades argentinas”, donde por lo general la ciudad mediterránea se mantuvo por encima de todas, a excepción de Buenos Aires. Sin embargo, en los últimos años tras la crisis vivida por la industria automotriz en Córdoba en los 90, y a causa del fuerte crecimiento del campo, en especial de la industria agropecuaria en Rosario, la relación se ha invertido.

Como casi todas las cosas, mi pensamiento trasladó esta situación al fútbol, y en este terreno también se advierte un llamativo deterioro de los clubes cordobeses. Aunque es cierto que los rosarinos no pasan hoy en día por su mejor momento, y que a lo largo de la historia han tenido un lugar casi privilegiado en la Primera División (me refiero a Newell’s y Rosario), desde la llegada del nuevo milenio también Tiro Federal (de Rosario) tuvo un paso por la máxima categoria, y hasta Atlético Rafaela (que no es rosarino, pero el crecimiento económico del campo le permitió codearse entre los 20). También en los últimos años han logrado ingresar a jugar en la Primera A equipos de la región cuyana (Godoy Cruz de Mendoza, San Martín de San Juan). Por último, Olimpo de Bahía Blanca y Gimnasia de Jujuy, sin demasiada historia, son casos de equipos que suelen disputar con cierta continuidad el torneo más importante del ámbito local.

En cuanto a los clubes cordobeses, su presencia en el fútbol grande ha desaparecido por completo. Acostumbrado en mi infancia a ver en la tabla de posiciones a Talleres, Belgrano, Instituto y el propio Racing, hoy sólo los veo competir en las categorias de ascenso (sin ser grandes animadores), e incluso en el Torneo Argentino. En la categoría “B Nacional” es Belgrano quien mejor ha quedado al término de la primera ronda, en la quinta colocación y a ocho puntos del líder. Talleres, en cambio, finalizó en la ubicación 15 a doce unidades, e Instituto, penúltimo a diecisiete del primero, ocupando el Matador y la Gloria, las posiciones antepenúltimo y último respectivamente en la tabla del descenso. El Racing cordobés por su parte disputa el Torneo Argentino A donde ocupa la segunda posición de la zona B.

[rockyou id=96688362&w=426&h=319]

Anuncios

Etiquetas: , ,

3 comentarios to “El cuarteto cordobés”

  1. Curda Floja Says:

    qué querés que te diga? SE LO MERECEN!

  2. caminar Says:

    Se-lo-me-re-cen!

  3. entretanto Says:

    De-la-Sota botón, De-la-Sota botón…

    Muy buena la entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: