Vestido de domingo

Por fin el superclásico se vistió de fiesta. Hacía mucho tiempo que el marco de River – Boca no se encontraba colmado en su totalidad y, mucho mejor aún, con las tribunas repartidas por partes iguales para cada una de las parcialidades.

Es cierto que respecto de la venta de entradas, la organización fue (una vez más) lamentable. Y como siempre, los barras institucionalizados tuvieron su lugar de privilegio sin haber sido vistos el día de la apertura de las ventanillas de expendio.

Lo más rescatable de anoche fue el clima festivo que se vivió, la intensidad y el orgullo con la que se tomaron el partido los jugadores, el polémico gol de Palermo que quedará como parte del folclore de la historia superclásica, y que ganó Boca, por supuesto.

superclasico.jpg
Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: